LOS DOLORES PROVOCADOS POR ALTERACIONES EN LA MANDÍBULA PUEDEN SER TRATADOS CON FISIOTERAPIA

Los colegios de fisioterapeutas de Madrid, Cataluña, País Vasco, Navarra y Galicia trabajan en la difusión de las aplicaciones menos conocidas de la fisioterapia, como el tratamiento de alteraciones orofaciales o temporomandibulares, a las que dedican su videoconsejo de enero dentro de la campaña ‘12 meses, 12 consejos de salud’ .


Según explicó el secretario general del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), José Santos, la articulación temporomandibular o ATM es un engranaje fundamental para la movilidad de la mandíbula que permite poder masticar los alimentos y hablar.
Sus alteraciones, añadió, dan lugar a disfunciones entre las que se encuentran la limitación y desviación de la apertura de la boca, de la lateralidad y los ruidos intra-articulares que afectan al conjunto funcional del habla, la masticación y la deglución.

Esto se traduce en síntomas dolorosos asociados en cabeza, cuello, oídos, maxilares, esternón, ojos o dientes, así como zumbidos, acúfenos, vértigos, pérdida de equilibrio, problemas visuales, alteraciones de la posición y sensación de quemazón.
José Santos recomendó acudir al fisioterapia en caso de tener alguno de estos síntomas, ya que “son los fisioterapeutas los que pueden estudiar desde la posición hasta la integridad todo el sistema masticatorio, valorar el problema y ofrecer tratamiento a estas limitaciones y dolores”.
La fisioterapia puede ayudar en esta patología trabajando sobre la reeducación postural (cómo nos sentamos para comer y estudiar) y la corrección del bruxismo y hábitos como morderse las uñas, los bolígrafos, etc., sin olvidar los consejos educativos y el tratamiento de la articulación con técnicas manuales, láser o ejercicios.
El secretario general del Cpfcm advirtió de que el origen de los dolores orofaciales (de boca y mandíbula), de determinadas cefaleas y de los dolores cervicales podría estar asociado a factores biológicos (cambios hormonales, antecedentes genéticos), psicológicos (estrés, ansiedad) y sociales (déficit alimentario).
Además, apuntó que, según las últimas investigaciones científicas, estas dolencias pueden también estar relacionadas con patologías digestivas, como el colon irritable o la gastritis, con intolerancias alimentarias o con la nutrición deficitaria (carencia de vitaminas o minerales).
El origen multifactorial del dolor en este tipo de problemas músculo-esqueléticos hace que, según datos del Cpfcm, el 80% de los pacientes que acuden a una consulta de fisioterapia lo haga por dolores de los que desconoce la causa.
Al tratarse de una serie de patologías muy complejas, José Santos insistió en que el planteamiento más correcto sería realizar intervenciones multidisciplinares (fisioterapeutas, odontólogos, psicólogos, etc.)
La fisioterapia consigue disminuir el dolor cráneo-facial y cervical, así como la intensidad y frecuencia de las cefaleas. También reduce la fatiga masticatoria y mejora el funcionamiento mandibular. “Sin embargo, el reto futuro está en identificar los tratamientos de fisioterapia más efectivos sobre el dolor cráneo-facial”, añadió.

0